La conquista de la Península Ibérica por Roma tiene como antecedente la 1ª Guerra Púnica. En ella se enfrentaron Roma y Cartago por el domino del Mediterráneo, saliendo como vencedora Roma. Cartago poseedor de tierras Ibéricas extiende sus dominios hacia el noroeste. La ocupación romana fue un proceso que duró 200 año, en los cuales, se distinguen tres etapas: La primera Etapa e inicio de la conquista estuvo marcada por la 2ª Guerra Púnica. Los cartagineses atacaron a Roma a través del sur de Francia debido a sus dominio levantinos en la península. Roma contraataca invadiendo laos dominios cartagineses en la Península (este y sur=. La 2ª etapa tuvo como objetivo la conquista del centro y oeste peninsular. Roma tuvo que enfrentarse a pueblos que oponían gran resistencia, los mejores ejemplos son las guerras lusitanas donde destacó el jefe lusitano Viriato y la gran resistencia de Numancia. La tercera destaca por las guerras civiles romanas en la península, como el enfrentamiento entre Pompeyo y Cesar. todo ello supuso la aceleración de la conquista que llegó en tiempo de augusto con la conquista del norte peninsular. (Celia R.)